ES · FR
 
Arkham Horror: Hora Final

Tu última batalla

Partidas en solitario en Arkham Horror: Hora Final

“Un resplandor rojizo parecía filtrarse por entre el follaje pálido, más allá de las interminables avenidas de la noche selvática. A pesar de su repugnancia a quedarse nuevamente solos, todos los habitantes del lugar se negaron a avanzar un solo paso hacia la escena del culto maldito, de modo que el inspector Legrasse y sus diecinueve colegas tuvieron que aventurarse sin guías por aquellas Negras arcadas de horror donde ninguno de ellos había puesto el pie.”

–H. P. Lovecraft, “La llamada de Cthulhu”

Otro día, otra lucha para salvar a la humanidad de los poderes de los Mitos. O eso parece. Como investigador de Arkham, has aprendido secretos de este mundo que enloquecerían a otros, has mirado fijamente las muchas caras del mal, y has emergido triunfante una y otra vez, manteniendo tu ciudad y a sus ciudadanos a salvo. Pero no esta vez. Esta vez, has llegado demasiado tarde. El rito ya ha sido completado y el mundo a tu alrededor estalla en el caos. Los monstruos atraviesan el tejido de la realidad y, si no te apresuras y reviertes el ritual, no podrás evitar que llegue el fin del mundo.

Arkham Horror: Hora Final es un juego totalmente cooperativo que exige a los investigadores una compenetración total para detener a la horda de monstruos y descubrir las pistas que los llevarán a revertir el ritual, pero es posible que te encuentres en una situación en la que te encuentres completa y totalmente solo. Incluso entonces, en esa hora tan oscura, se puede atisbar una chispa de esperanza. Hoy, te ofrecemos un artículo en el que explicaremos por encima las partidas en solitario para Arkham Horror: Hora Final.

Prepárate para lo peor

Puede que tengas el coraje y la fuerza para enfrentarte sin miedo al terrible poderío de los Primigenios, pero los investigadores que encarnas todavía necesitan confiar en las fortalezas y capacidades de los demás. Como tal, en una partida en solitario de Arkham Horror: Hora Final, controlarás a dos investigadores en lugar de uno, asegurándote de mantener separados los mazos, objetos y fichas de esos investigadores.

Esta versión del juego te proporciona un poco más de flexibilidad y control sobre los males a los que te enfrentas, ya que no hay un Investigador jefe, lo que significa que puedes tomar todas las decisiones para los dos investigadores de la partida. Si un efecto hace referencia específica al Investigador jefe, tú decides cuál de los dos investigadores es el Investigador jefe para los propósitos de ese efecto, y si un efecto se resuelve "en orden de turno", también puedes elegir el orden en el que tus dos investigadores lo resuelven. Pero no te equivoques, los retos a los que te enfrentarás siguen siendo monumentales y te exigirá cada ápice de astucia si quieres mantenerte vivo y salvar tu ciudad.

Puesta en marcha

A diferencia de una partida típica de Arkham Horror: Hora Final, en una partida en solitario no se reparten cartas de Preferencia a cada investigador y, por tanto, no se dispone de una mano de cartas. En lugar de eso, durante la fase de Acción se roban cinco cartas de Preferencia (a diferencia de las cuatro usuales), y luego se elige inmediatamente una de ellas para colocarla al lado de la hoja de Primigenio. Esta carta de Preferencia, y todas las cartas que se pongan aquí en el futuro, se usarán cuando intentes revertir el ritual, dándote la oportunidad de adivinar qué símbolos necesitas en cada ronda y así poder guardarlos para más tarde.

A continuación, coloca las cuatro cartas de Preferencia restantes boca arriba sobre la mesa formando una fila de cartas ordenadas de menor a mayor. Estas son las cuatro cartas de Preferencia que jugarás en la ronda. Al igual que en una partida con varios jugadores, dispondrás de información limitada y deberás sopesar la importancia de tu acción frente a las necesidades potenciales del momento, las partidas en solitario requieren decisiones complejas que deberás tomar sin tener la certeza de saber lo que te espera.

Una vez que las cartas de Preferencia estén listas, deberás revelar la carta superior de cualquiera de las cartas de acción de tus investigadores y colocarla sobre una carta de Preferencia que no tenga ya una carta de Acción en ella. Es ahora cuando se da uno de los cambios más importantes en las mecánicas de juego en partidas de varios jugadores: resuelves inmediatamente el efecto de la carta. Si la carta de Acción se colocó en una de las dos cartas de Preferencia con el valor más bajo, resuelve su efecto superior; si se colocó en una de las dos de mayor Preferencia, resuelve su efecto inferior. Esto te da la oportunidad de ver cómo evoluciona el tablero, obteniendo más información con la que trabajar a medida que avanza la ronda. Puedes elegir que tus personajes investiguen primero antes de luchar contra cualquier monstruo, lo que puede alterar el Lugar al que ibas a moverte o cambiar la criatura con la que ibas a luchar. Esto puede proporcionar información vital que será clave para mantenerte con vida mientras te enfrentas en solitario a los terrores de los Mitos.

Repite este proceso hasta que cada investigador haya resuelto dos cartas. Puedes elegir el orden de las acciones de los investigadores en cada ronda, ya sea resolviendo las dos cartas de Acción de un investigador y luego las del otro o alternando acciones entre investigadores. No importa el orden que elijas, las cartas de Acción de cada investigador van a pilas de descarte separadas al final de la fase. Esperamos que hayas encontrado esas preciadas pistas y que puedan ayudarte a revertir el ritual y devolver el orden natural del universo antes de que sea demasiado tarde.

Augurios nefastos

Enfrentarse solo a un Primigenio puede parecer intimidante, pero no tienes elección si deseas salvar la Tierra de su ira. Al igual que con las partidas de varios jugadores, durante el paso de Retribución de la fase del Primigenio, se descartan las cuatro cartas de Preferencia usadas durante la fase de Acción y se resuelve el efecto en la hoja de Primigenio que corresponda al número de símbolos de Augurio presentes en esas cartas.

Como no dispones de una mano de cartas de Preferencia para poder elegir las cartas, el control que tienes sobre el número de símbolos de Augurio es limitado. Debes tener cuidado y encontrar el equilibrio al inicio de la fase de Acción cuando elijas qué carta de Preferencia quieres poner a un lado de la hoja de Primigenio. Si estás indeciso en cuanto a los símbolos necesarios para revertir el ritual, puede que sea conveniente colocar la carta con mayor número de símbolos del mismo Augurio a un lado para que no regresen y te atormenten más adelante. Después del paso de Retribución, el paso de los Portales se resuelve siguiendo las reglas habituales, con nuevas grietas en la realidad que crecen y escupen monstruos por todas partes. El paso de entregar la ficha de Investigador jefe se salta y tu danza con la muerte continúa hasta que estés listo para revertir el rito infernal y salvar al mundo.

Cuando estés preparado para intentar revertir el ritual, asignarás automáticamente todas las cartas de Preferencia que se colocaron junto a la hoja de Primigenio durante el transcurso de la partida. Esto puede aparentar ser una clara desventaja con respecto a las partidas con más de un jugador, en las que tienes la opción de asignar cartas de tu mano al final de la partida, aunque en esas partidas se requieren tantos símbolos correctos como el doble del número de investigadores, una partida para un solo jugador sólo requiere tres. Si puedes deducir con éxito qué símbolos necesitas, ¡serás el único que habrá salvado Arkham! Pero si fallas, serás el responsable de su caída.

La hora final

Arkham está en peligro y no tienes a quien recurrir cuando se aproxima la batalla final por la existencia. Debes defender tu ciudad, aunque eso te cueste la vida o la cordura. ¡Prepárate y encara la hora final! ¡Enfréntate sin temor a los poderes de los Mitos en Arkham Horror: Hora Final!