ES · FR
 
Star Wars: X-Wing Segunda Edición

Trucos nuevos

Un vistazo al Pack de expansión Caza estelar real N-1 de Naboo para Star Wars: X-Wing

“¡Haré unos trompos, es un buen truco!” –Anakin Skywalker, Star Wars: La amenaza fantasma

A pesar de ser un planeta pacífico sin ejército permanente, Naboo sigue decidido a apoyar a la República contra la perversa Alianza Separatista. Los miembros de las Fuerzas de Seguridad Reales del planeta están preparados para incorporarse a la acción en cualquier momento y, cuando estas batallas los lleven hasta los cielos por encima del planeta y más allá, entrarán en combate a bordo de un Caza estelar real N-1 de Naboo.

Después de haber demostrado su valía contribuyendo a romper el bloqueo de Naboo por parte de la Federación de Comercio, este elegante y ágil caza ahora está de servicio en las Guerras Clon contra la Alianza Separatista. El N-1 hace uso de su increíble rapidez para mostrar su dominio sobre otros cazas con menor capacidad de maniobra y aporta una velocidad muy necesaria a los escuadrones de la República que dependen en gran medida de grandes cazas estelares y armamento pesado. Pronto podrás añadir más trucos todavía a tus escuadrones de Star Wars™: X-Wing Segunda Edición con el Pack de expansión Caza estelar real N-1 de Naboo.

En esta expansión se incluye una miniatura del Caza estelar real N-1 de Naboo, realizada con todo detalle y ya pintada, con su icónico acabado cromado y amarillo, acompañado de todas las cartas y fichas que necesitas para incorporarlo a tus escuadrones de la República Galáctica: Tienes 6 cartas de Nave con otros tantos pilotos, cada uno con su propio estilo de pilotar la nave, así como 7 Mejoras que te permiten equipar tu caza N-1 como prefieras. Por último, 2 cartas de creación rápida que ofrecen útiles combinaciones de pilotos y mejoras, permitiéndote llevar a tu N-1 a la batalla rápidamente.

Mejor que las carreras de vainas

Los pilotos de las Fuerzas de Seguridad Reales de Naboo son voluntarios, pero eso no significa que sean menos hábiles que los clones o los Jedi que normalmente participan en batallas en nombre de la República. Estos voluntarios se ofrecen a proteger a su gente y los valores de su planeta natal sabiendo que su Reina solo los enviará a la batalla cuando se hayan agotado todas las alternativas.

Cuando llegue el momento de participar en las batallas espaciales de las Guerras Clon, estos pilotos tienen maneras muy diferentes de pilotar el emblemático caza estelar de Naboo. Por ejemplo un jefe de vuelo veterano como Ric Olié aprovecha al máximo la velocidad superior del Caza estelar real N-1 tirando un dado adicional mientras atacas o te defiendes, siempre que la velocidad de tu maniobra revelada sea superior que la de la nave enemiga.

En lugar de centrarse en superar a sus oponentes con una velocidad superior, un usuario de la Fuerza en pleno desarrollo como Anakin Skywalker puede utilizar sus reflejos, que han sido refinados tras su participación en las carreras de vainas de Tatooine, para darle su propio giro a esta nave. Skywalker es ya un piloto consumado desde una edad temprana y puede salir y entrar hábilmente del combate gastando 1 punto de Fuerza para para llevar a cabo un tonel volado antes de que reveles tu maniobra. ¡Mejor aún, esto no cuenta como una acción, lo que permite a Skywalker ejecutar dos toneles volados en la misma Activación!

Pero esta capacidad posibilita que Skywalker haga algo más que dos toneles volados ya que también le permite combinar un tonel volado con su acción normal. Además, si tiene un conjunto de Sensores pasivos equipados en su Caza estelar N-1, puede utilizarlos para esperar a ver cómo se desarrolla una ronda antes de hacer sus Cálculos o Fijar blanco cuando sea el momento de disparar.

Aunque su juventud y las capacidades latentes con la Fuerza de Anakin Skywalker le hacen abordar el manejo el N-1 con un estilo totalmente único, otros miembros de las Fuerzas de Seguridad Reales siguen en gran medida un patrón similar. Dineé Ellberger, al igual que Ric Olié, también consigue una ventaja en función de la velocidad de su maniobra. Sin embargo, prefiere adoptar un estilo más medido, intentando igualar la velocidad de las naves enemigas para evitar que modifiquen sus dados. Lograr tal hazaña no siempre es fácil, pero con un droide astromecánico como el R2-A6 ayudando a afinar su velocidad sobre la marcha, Ellberger no debería tener problemas para dominar a sus adversarios.

Como Ellberger, la mayoría de los que vuelan el N-1 son ciudadanos de a pie de Naboo, pero los líderes del planeta no se libran de pilotar esta nave cuando es necesario en nombre de la democracia. Tras haber representado a su pueblo como aporta el mismo estilo agresivo que tan bien le ha funcionado en el mundo de la política. Las naves enemigas en su arco frontal solo pueden modificar un único resultado de concentración mientras atacan o se defienden, limitando seriamente sus posibilidades y haciendo que Amidala sea particularmente mortífera cuando lleva además Torpedos de Plasma como complemento.

Este estilo tan agresivo hará inevitablemente que Padmé se convierta en un objetivo muy deseado por el enemigo y, con solo 2 de Escudo y 3 de Casco, la N-1 no puede resistir mucho fuego antes de sucumbir a un ataque masivo. Sin embargo, con una o dos Doncellas de Naboo desviando la atención, la valiosa nave puede seguir volando durante mucho más tiempo. Y es que estos pilotos no han pensado mucho en su propia seguridad, sino que gastan sus propias fichas de Evasión para garantizar la seguridad de un caza aliado Custodiado.

Siempre vigilante

Aunque pequeño, el planeta Naboo desempeñó un papel fundamental en las Guerras Clon, convirtiéndose en un referente para todos quienes apoyaban a la República. Con solo un puñado de los mejores pilotos del planeta a tu lado, puedes defender la libertad en toda la galaxia.


 

Ver más