ES · FR
 
Juego de Tronos: El juego de tablero

Tan Alto como el Honor

La Casa Arryn en la expansión Madre de Dragones

La Casa Arryn, cuyo linaje se remonta hasta Hugor de la Colina, es una de las Casas más antiguas y orgullosas de Poniente. Durante la Conquista de Aegon, los Arryn derrotaron a la flota Targaryen en la costa de Puerto Gaviota y, de no haber sido que Visenya volara a lomos de su dragón hasta el mismo corazón del Nido de Águilas, el Valle podría haberse mantenido independiente durante siglos. Mientras los Arryn hincaban la rodilla y seguían siendo los fieles Guardianes del Oriente, su vergüenza y su deseo de venganza ardían justo debajo de la superficie.

No produjo gran sorpresa que, cuando Robert Baratheon inició su rebelión, Jon Arryn se convirtiera en uno de sus mayores aliados. Unidos, incitaron a las otras Casas de Poniente y derrocaron el legado de los Targaryen. Tras ello, Robert nombró Mano del Rey a Jon. Sin embargo, esos días de gloria han terminado y tanto Robert como Jon yacen en una fría tumba. Ahora, mientras Poniente va a la guerra, la Casa Arryn tiene la oportunidad de llegar más alto que nunca.

Nos complace ofrecerte un análisis detallado de la Casa Arryn incluida en la expansión Madre de Dragones para Juego de Tronos: El juego de tablero.

Guardianes del Oriente

El Valle se ha mantenido en su mayor parte neutral en los caóticos enfrentamientos que han surgido en Poniente desde la muerte de Robert Baratheon. Ajenos a la guerra, los caballeros del Valle son alrededor de veinte mil, mientras que las otras Casas de Poniente no han hecho más que debilitarse a medida que toman partido por un señor u otro en la Guerra de los Cinco Reyes. Lysa Arryn, la actual señora de la Casa y que gobierna en lugar de su hijo, es más inteligente que nadie, ya que deja que otros mueran en el campo de batalla mientras su familia permanece a salvo en el interior del Nido de Águilas.

 

 

Anteriormente en la caja básica de Juego de Tronos: El juego de tablero, el Valle no pertenecía a ninguna Casa, sino que simplemente esperaba a que una fuerza más grande conquistara el Nido de Águilas. Ahora, con el reino debilitado por la guerra, los nobles de la Casa Arryn se afanan en cumplir sus propios planes secretos y entran en liza con un nuevo suplemento para el Nido de Águilas y otro suplemento para el Mordisco con el que definir de forma más marcada su territorio en el mar. Aunque puede que los hijos del hierro tengan la flota más famosa de Poniente, incluso los Targaryen eran reacios a desafiar al Valle en sus puertos.

Tanto si estás al mando de la Casa Arryn como si lo estás de cualquier otra Casa de Juego de Tronos: El juego de tablero, podrás ejercer tu dominio marítimo con las nuevas fichas de Orden naval. Estas fichas de tono azul funcionan exactamente igual que las fichas de Orden estándar, salvo que solamente puedes resolverlas en el mar o en puertos. Gracias a ellas, al disponer de una mayor variedad a la hora de comandar tus flotas, tienes la opción de reservar algunas de tus órdenes para tus ejércitos terrestres.

Reyes de la Montaña y el Valle

Desde que se publicó el juego por primera vez, Juego de Tronos: El juego de tablero ha cautivado a los jugadores gracias a su emocionante asimetría, la cual ofrece a cada Casa un conjunto único de capacidades y habilidades que cambian la experiencia de juego en función de la Casa que se controle. Esta tendencia continúa con la entrada en liza de la Casa Arryn mediante la expansión Madre de Dragones. Cuando juegues como la Casa Arryn, comprobarás que la defensa es una gran prioridad: en las filas de esta Casa encontrarás muchos personajes que cuentan con íconos de Fortificación o que se vuelven más fuertes cuando están a resguardo de la peor parte del combate. Por ejemplo, Yohn “Bronce” Royce tiene dos iconos de Fortificación y un icono de Espada; mientras que Ser Vardis Egen obtiene sus propios iconos de Fortificación si el oponente no ha comprometido sus fuerzas más poderosas en la batalla en curso.

 

 

Ahora bien, la defensa de la sede de la Casa Arryn es una tarea de lo más sencilla para estos caballeros. Esto es así porque se considera que el Nido de Águilas es inexpugnable, lo que se refleja en los personajes que residen allí, como Lysa y Robert Arryn. La matriarca de la Casa, Lysa Arryn, defenderá su sede una y otra vez mientras puedas mantenerla en el poder, ya que su carta puede volver a tu mano después de una defensa exitosa en lugar de ser descartada. Sin embargo, pese a que Lysa puede ser un recurso valioso, ella no controla cómo lucha la Casa Arryn en Madre de Dragones, sino que lo haces tú. Esto es una suerte, ya que Lysa podría estar en desacuerdo con tu habilidad para convertir a su hijo en tu títere. Si vigilas atentamente a tus oponentes y llevas la cuenta de los personajes que van jugando, puedes sacrificar a Robert Arryn para retirar por completo de la partida al joven heredero y la carta de Casa con la fuerza más baja que esté en la pila de descartes de un oponente. Aunque puede que no sea poderoso ni combativo en sí mismo, incluso el más enfermizo de los señores tiene su utilidad porque, si tu oponente recurre a sus mejores guerreros demasiado pronto, puede encontrarse con que han desaparecido para siempre.

No obstante, aunque el Nido de Águilas puede que sea casi imposible de conquistar, ello no necesariamente ayuda a dar más preponderancia a tus ambiciones para con el Trono de Hierro, así que necesitas aliados. En este sentido, si bien la labia puede resultar útil para tus propósitos, encontrarás herramientas de negociación adicionales entre los nobles del Valle. Anya Waynwood recompensa a los que te son leales otorgando tres fichas de Poder a cualquiera que la apoye en combate, siempre y cuando ella gane la contienda (al fin y al cabo, el botín de guerra es solo para los vencedores). Esto, combinado con la nueva regla incluida en Madre de Dragones que concede a todos los jugadores la capacidad de donar fichas de Poder, hace de la Casa Arryn un valioso aliado para cualquier Casa rival. Todo lo que tienes que hacer es desempeñar tu papel y esperar el momento oportuno: una vez que tus rivales se hayan vuelto débiles peleando entre ellos, estarás en disposición de luchar con toda la fuerza del Nido de Águilas y reclamar el Trono de Hierro. Y, si tus palabras pueden hacer que tus rivales se vuelvan unos contra otros mientras permaneces en el Valle, tanto mejor.

Defensor del Valle

El lema de la Casa Arryn es «Tan Alto como el Honor», pero eres tú quien debe definir qué significa eso: si el deber dicta que tienes que permanecer leal a los que están en el poder, entonces la rebelión no puede ser lo correcto. Sin embargo, si tu lealtad se ciñe solamente a tu propia Casa, a aquellos que han depositado su fe en ti, entonces lo más seguro es que tengas que hacer lo que sea necesario para mejorar sus vidas y llevar prosperidad al Nido de Águilas. Si eso significa reclamar para ti el Trono de Hierro, que así sea.

Reclama el Trono de Hierro y las tierras de Poniente con Juego de Tronos: el juego de tablero.


 

Ver más