ES · FR
 
Star Wars: Rebellion

Poderosos aliados

Un vistazo a los héroes de Star Wars: Rebellion

“El hijo de Skywalker no debe convertirse en un Jedi.”
- Emperador Palpatine

¡Bienvenido a la Rebelión!

A través de una serie de artículos pretendemos dar un buen repaso a Star Wars: Rebellion y explicar en profundidad sus reglas, junto con algún que otro desvío ocasional para los actos heroicos y el combate épico. En el día de hoy daremos una mirada a los héroes y villanos del juego.

Después de todo y a pesar de que Star Wars: Rebellion es casi tan vasto y fantástico como el propio universo de Star Wars, todo lo que hagas en una partida de este juego gira en torno a un puñado de personajes clave. Exactamente igual que en las películas.

"Únete a mi y juntos gobernaremos la galaxia como padre e hijo."
- Darth Vader

El destino de un líder

A pesar de todas las estrategias que puedes seguir en una partida a Star Wars: Rebellion y de todos los variopintos escenarios que te puede proporcionar el juego, el reglamento es sencillo y prácticamente todo lo que hagas se basará en el uso que le des a tus líderes.

Tanto el bando Rebelde como el bando Imperial comienzan una partida con cuatro líderes a su disposición:

Cada uno de estos líderes viene representado por una ficha que puedes encajar en una peana de plástico y moverlo por el tablero de juego siguiendo tu estrategia. Aún más, cada líder tiene una serie de iconos y fortalezas tácticas.

Tus líderes son fundamentales para cada una de las fases de la partida, y su talento es esencial...al igual que su personalidad. Los iconos de Habilidad de los líderes les ayudan a completar misiones, así como a interferir en las misiones de tu oponente. Sus valores tácticos proporcionan cartas de Táctica en el combate, lo que permite el acceso a efectos de carta que pueden cambiar el curso de una batalla espacial o de una escaramuza entre fuerzas terrestres.

Además, cada líder está asociado con una de las misiones del juego y obtiene una serie de bonificaciones si está asignado a esa misión. Por ejemplo, la Princesa Leia gana éxitos adicionales cuando está asignada a la misión Planos robados.

De esta manera, tus líderes son algo más que una colección de números e iconos, también tienen sus propios destinos.

Tal vez lo más importante sea que los líderes son el punto de apoyo de toda tu estrategia, los necesitas para poder realizar misiones y mover flotas. Cada líder ofrece un modo de enfrentarse a los esfuerzos de tu oponente cuando trata de completar sus misiones, o ayuda aportando cartas de Táctica que refuerzan a tus tropas en combate. Así que el número de líderes que tengas disponibles en tu reserva de líderes define el número de tácticas que puedes realizar en cada ronda, y a pesar de que puedes reclutar más líderes durante las primeras rondas, deberás pensar cuidadosamente la mejor manera de usarlos en cada ronda. En la Guerra Civil Galáctica, los héroes más poderosos también son tus activos más valiosos.

La fase de Asignación

Cada ronda de Star Wars: Rebellion está dividida en tres fases, la primera es la de Asignación. Es en esta fase cuando tendrás que decidir cómo usar a tus líderes.

En general, tus líderes son capaces de llevar a cabo tres tareas diferentes. Pueden intentar completar misiones, coordinar el movimiento de tus fuerzas militares, o bien oponerse a los esfuerzos de tu adversario en misiones o en batallas. Por supuesto, cada uno de ellos sólo puede hacer una de estas tareas por ronda, y nada te garantiza que tengan éxito en su cometido. En Star Wars: Rebellion, las bases del éxito se construyen a partir del uso adecuado de tus líderes.

Asignar líderes a las misiones

En la fase de Asignación, el jugador Rebelde puede asignar cualquier número de líderes a las misiones. Después, el jugador Imperial tendrá la oportunidad de asignar cualquier número de líderes a las misiones. Todo líder que esté asignado a una misión ya no estará disponible para activar sistemas o para oponerse a las actividades enemigas.

Ya estés jugando con el Imperio Galáctico o con la Alianza Rebelde, tus misiones te ayudarán a avanzar en tu causa. Las misiones te permiten hacer de todo, desde robar cartas adicionales y ganar influencia de planetas importantes, hasta destruir unidades enemigas e interferir en las acciones de los líderes enemigos. Es de destacar que, aunque los juegos de cartas de misión del Imperio y de la Alianza son casi equivalentes, las misiones son muy diferentes. Por ejemplo, sólo los Imperiales podrán capturar líderes enemigos, por otro lado, los Rebeldes tienen misiones que les permitirá rescatar a esos líderes y obtener valiosa información.

La mayoría de las misiones se descartan después de intentarlas, pero tienes cuatro misiones básicas que siempre volverán a tu mano al final de cada ronda.

Para asignar a uno de tus líderes a una misión, debes jugar la carta de misión desde tu mano, dejarla boca abajo frente a ti y asignar una ficha de líder encima de esa misión. Por supuesto, querrás que tu líder tenga una oportunidad de completar la misión; cada carta de misión tiene un icono de Habilidad en su esquina superior izquierda, junto con un valor numérico que indica el número de iconos de ese mismo tipo que necesitas para revelar la misión y completarla.

Ejemplo de la fase de Asignación

En su primera partida de Star Wars: Rebellion, Elena juega como la Alianza Rebelde y tiene seis misiones en su mano, las cuatro misiones básicas más Planos robados y Ataque relámpago. Decide que quiere ganar la lealtad de Mon Calamari y sus ciudadanos, así que coloca la misión Forjar una alianza boca abajo y después pone la ficha de Mon Mothma encima, con la esperanza de que los tres iconos de Diplomacia de Mon Mothma sean suficientes para cumplir la misión aunque encuentre oposición.

Después decide que quiere limitar la producción de tropas terrestres del Imperio en Bespin y juega la misión Sabotaje boca abajo antes de asignar al General Rieekan a esa misión. Aunque su único icono de Operaciones especiales es técnicamente suficiente para completar la misión, Elena sabe que los esfuerzos del General Rieekan serán fáciles de resistir si su oponente trata de oponerse a esa misión, pero si puede dificultar la producción de un AT-AT, ¡merecerá la pena el riesgo!

Ahora, Elena tiene a dos de sus líderes asignados a misiones y solo le quedan dos, Jan Dodonna y la Princesa Leia. Sabe que quiere usar a Jan Dodonna para coordinar el movimiento de su flota, eso deja disponible solo a la Princesa Leia para intentar una tercera misión o enfrentarse a los designios del Imperio. Ante la incertidumbre de lo que hará su adversario, decide mantener en reserva a la Princesa Leia para oponerse a las actividades del Imperio. Termina con su fase de Asignación, y ahora el jugador Imperial la oportunidad de asignar sus líderes a las misiones.

“El Emperador ha cometido un error crítico,  ha llegado el momento de que ataquemos.”

- Mon Mothma

Elecciones díficiles

Tus misiones tienen una enorme importancia táctica y estratégica, pero no son las únicas tareas que puedes asignar a tus líderes. También puedes utilizarlos para activar sistemas o enfrentarte a las acciones de tu enemigo. Sin embargo, sólo puedes utilizar a tus líderes en esas tareas durante la segunda fase del juego, la fase de Mando, lo que implica no asignar a misiones a todos tus líderes durante la fase de Asignación.

Así que cada ronda tienes que tomar decisiones complicadas. Dado lo mucho que puedes beneficiarte de las misiones, cada vez que no asignas a uno de tus líderes a una misión, estás especulando con que ese líder será más útil al activar un sistema o enfrentarlo a tu enemigo. Es más, arriesgas más aún si dejas pasar la oportunidad de entrometerte en una misión del enemigo en la fase de Mando, con la esperanza de interferir en otra o sumar las capacidades tácticas del líder en una posible batalla.

Veremos con más detalle estos riesgos y especulaciones en un próximo artículo sobre la fase de Mando, así como la alternancia de acciones entre tu adversario y tú mientras lucháis por el destino de la galaxia.


 

Ver más