ES · FR
 
Star Wars: Legión

Órdenes del Alto Mando

Mando y órdenes en Star Wars: Legión

En una partida de Star Wars™: Legión, los jugadores toman el puesto de comandante de infantería en el universo de Star Wars, dirigiendo a las tropas y vehículos en batalla en uno de los innumerables desconocidos campos de batalla de la Guerra Civil Galáctica. Las tropas están bien entrenadas y conocen los objetivos, pero un ejército no es una máquina que responde de forma instantánea con cada orden. Hay que enviar las órdenes a las tropas para que puedan cumplirlas en el caos de la batalla, y en este artículo vamos a ver el funcionamiento de las cartas de mando, dar órdenes a las tropas y como se consigue que un plan salga adelante.

Elegir un plan

Una batalla de Star Wars: Legión se desarrolla durante seis rondas, en los que se hacen cargas de infantería, poderosos vehículos aplastan al enemigo o pasan a toda velocidad y famosos héroes y villanos se enfrentan en duelos con sables láser. Pero del mismo modo que una batalla comienza con una orden, cada ronda de Star Wars: Legión empieza con los jugadores escogiendo en secreto sus cartas de mando.

La carta de mando que escoges proviene de una mano de siete cartas elegidas con cuidado antes de empezar la batalla, y que forma parte de la construcción del ejército. Ambas facciones tienen acceso a unas cuantas cartas neutrales, como Ataque combinado, pero cada comandante de Star Wars: Legión tiene tres cartas de mando únicas, como Nuevas formas para motivarles o el Retorno del Jedi. Estas cartas de mando representan las tácticas distintivas o un liderazgo característico, y los poderes especiales que ofrecen casi garantizan que van a ser más poderosas que una carta neutral. Sin embargo, las cartas de mando no se pueden usar una y otra vez. Tras usar una carta de mando, se descarta y no puede volver a usarse durante la partida.

La carta de mando escogida al principio de la ronda marcará el ritmo las maniobras del ejército, ya que estas cartas determinan dos elementos vitales, qué jugador tiene prioridad y cuántas unidades van a recibir órdenes durante la ronda.

La esquina superior izquierda de toda carta de mando muestra un número de puntos. Una carta de mando con menos puntos que el adversario gana la prioridad, que es la oportunidad de actuar primero en la ronda. Ser el primero en activar puede ser una gran ventaja táctica, el que hace el primer ataque tiene posibilidades causar daño a una unidad antes de que se active.

Por supuesto, hay que mantener un cierto equilibrio. Cartas con un punto de prioridad seguramente te permitan activar primero, pero a cambio solo podrás dar órdenes a una unidad. Esta es una de las muchas elecciones que tendrás que hacer durante la fase de mando, tener en cuenta la prioridad y el número de órdenes para escoger la carta perfecta cada ronda.

Impartir órdenes

La carta de mando determina la estrategia general que se ejecutará durante la ronda, pero son las órdenes que se imparten a las tropas las que hacen que el comandante imponga su táctica. La carta de mando determina la cantidad de unidades a las que impartir órdenes, pero estas órdenes tienen origen en un comandante, un personaje reconocido como Luke Skywalker o Darth Vader.

Cada unidad de Star Wars: Legión tiene una ficha de orden que muestra el rango de esa unidad en el campo de batalla, comandante, tropa, fuerzas especiales, apoyo o pesada. Para impartir órdenes, se escogen unidades que estén dentro de Alcance tres del comandante y se coloca su ficha de orden junto a esa unidad. Por supuesto, el límite es el número de unidades indicado en la carta de mando. Una vez asignadas las órdenes, el resto de fichas sin usar se ponen boca abajo y se mezclan, o se meten en una bolsa para sacarlas de forma aleatoria.

En el ejemplo de la imagen, se juega Ataque combinado que permite impartir órdenes a dos unidades. Una unidad de soldados de asalto está fuera del alcance de mando de Darth Vader y no puede recibir una orden. El jugador escoge dar una orden a Darth Vader y coloca una ficha de orden de comandante junto a él, y a la segunda unidad de soldados de asalto, poniendo junto a ellos una ficha de orden de tropa.

Básicamente, las órdenes impartidas ponen un poco de orden en el caos e incertidumbre de la batalla y da control sobre cuando se activa una unidad. Los jugadores se alternan activando sus unidades, y es otro momento en el que hay que elegir. Se puede activar una unidad que tenga una ficha de orden, o se puede sacar una ficha de orden aleatoria de las que quedaron sin usar y activar una unidad que se corresponda con el rango de la ficha.

Todas las unidades de un ejército se activarán cada ronda de juego, pero si no se imparte orden a una unidad, no se puede saber cuándo se activará. Quizá sea necesario que un vehículo espere para activarse en último lugar, o golpear primero en un duelo entre los comandantes. Asignar órdenes a las unidades asegura que se activarán cuando el jugador lo necesite.

Las unidades que no han recibido fichas de órdenes se activarán cuando se saque su ficha de orden, y esto suele querer decir que hay que adaptarse al caos del combate y activar una unidad antes de lo necesario. Sin embargo, un buen comandante siempre está preparado para improvisar cuando hace falta, maniobrar por el sistema de mando de Star Wars: Legión y dar las órdenes a la unidad correcta, eso hace que cada partida sea memorable.


 

Ver más