ES · FR
Star Wars: Legión

Legión 101: Mecánica del juego Parte 2

Los fundamentos del combate en Star Wars: Legión

En nuestro último artículo de la serie Legión 101, Zachary Barry habló de los requisitos previos para emprender una batalla de Star Wars™: Legión así como los requisitos para dar forma a tu ejército o sobre la definición del campo de batalla en el que jugarás. ¡En esta ocasión además de a Barry tenemos a L.J. Peña para guiarte conforme conduces tus tropas a la batalla!

¡Ahora que ya tienes una idea de la mecánica de juego básica, es hora de que demos el siguiente paso y abordemos la estrategia de una partida de Star Wars: Legión!

En Star Wars: Legión hay muchas variables y procesos requeridos para ir dando los distintos pasos en una partida. Por ejemplo, cada unidad sobre el tablero tiene un máximo de doce acciones por partida. Debes tener planeado cómo quieres que cada unidad use esas acciones. Vamos a hacer todo lo posible para que esto te resulte simple pero informativo, ¡no hay necesidad de complicarlo! Los temas centrales de este artículo serán las cartas de Mando y las órdenes, así como las acciones, el combate, la cobertura y el Acobardamiento.

Cartas de Mando

Las cartas de Mando representan las decisiones que tu comandante toma y las capacidades de las que hace uso durante el transcurso de una partida de Star Wars: Legión. Elegir qué carta jugar puede que parezca una decisión difícil, pero lo que realmente es una de las claves de Star Wars: Legión es decidir cuándo jugar cada carta. Las cartas de Mando no solo determinan el número de órdenes que se pueden dar, sino también qué jugador puede activar una unidad en primer lugar en ese turno. También tienes que pensar bien cuál es el momento adecuado para jugar una determinada carta. Toma el ejemplo de la de 1 puntito de Luke Skywalker, El hijo de Skywalker. Aunque esta carta nos permite activar a Luke Skywalker cuando queramos (y podría permitirte ir primero) es probable que no pueda atacar en su primer turno ¡y al hacer eso no aprovecharás todo lo que te puede ofrecer esta carta!

Hay muchos factores que deben tenerse en cuenta a la hora de tomar la decisión de cuándo utilizar una carta de Mando. Los jugadores a menudo usan Órdenes vigentes, la carta genérica de 4 puntitos que solo permite una orden durante la primera ronda con el fin de conservar las cartas de menor número de puntitos para más tarde. Pero tal vez sea más interesante para tu plan de batalla usar una carta Fuego al máximo del General Veers en el primer turno para eliminar un par de heridas de un vehículo antes de que se active.

Los siguientes ejemplos pueden ayudarte a decidir cuándo utilizar las cartas genéricas que se incluyen en la Caja básica. Generalmente vas a preferir usar Asalto al principio, especialmente cuando necesites poder dar muchas órdenes para controlar la activación de tus unidades más importantes. Ataque combinado y Emboscada son cartas que seguramente querrás jugar más adelante, sobre todo en momentos decisivos cuando necesites ir primero. A pesar de que las cartas genéricas no te dan un efecto especial, te permiten reservar las capacidades más potentes para cuando realmente las necesites. También pueden servir a modo de copias de seguridad si pierdes a tu comandante. Las cartas de Mando requieren que reflexiones con detenimiento ¡pero con práctica y un poco de suerte acabarás siendo capaz de saber cuándo jugar tus cartas para sacarles su máximo provecho!

Órdenes

Uno de los principales elementos del juego en Star Wars: Legión es dar órdenes a tus unidades. Una unidad recibe una orden cuando viene directamente de una carta de Mando, a través de una capacidad como Coordinación de Droides de combate B1, o agotando un Enlace con el cuartel general. Al dar una orden a sus unidades el jugador tendrá un mejor control sobre cuándo se activa esa unidad y también puede activar varias capacidades. Si no das una orden a una unidad al comienzo del turno, todas sus órdenes restantes se barajan en una reserva de órdenes.

Darle órdenes a tus unidades clave como el General Grievous y Obi-Wan Kenobi es esencial para el éxito de tu lista durante la partida. Aunque no siempre necesitan recibir una orden, estas piezas a menudo marcarán la diferencia entre la victoria y la derrota. Ser capaz de conservarlas hasta el final de tu turno, o mover una unidad que se está acercando a un objetivo en el momento preciso, son el tipo de decisiones que resultan esenciales para tener éxito. También es importante tener en cuenta que a veces puedes obtener un control idóneo de tu reserva de órdenes dando órdenes a todas sus unidades no de tropa, de manera que tu reserva acabe siendo solo de unidades de tropa, reduciendo el factor aleatorio al robar. ¡Esta es una táctica común con los droides, de la que L.J. hablará en un próximo artículo!

Acciones

Como hemos mencionado antes, tus unidades tienen un total de doce acciones en una partida. Eso suponiendo que sobrevivan a las seis rondas sin perder ninguna acción por Acobardamiento. Esto no es mucho. Exprimir a fondo el potencial de tu ejército requiere que planifiques bien tan pronto como tengas las cartas de batalla sobre la mesa y que no pares hasta la última tirada de dados. Una de las cosas más importantes que debes recordar en cuanto a las acciones es el hecho de que normalmente solo hay una acción que se puede ejecutar dos veces en un turno: movimiento. Podrías pensar que un doble movimiento no es nada del otro mundo pero ya verás cuántas veces acabarás haciendo precisamente eso para mejorar tu posición de cara al siguiente turno, o para alejar a una unidad de una situación de peligro.

Algunas preguntas que tendrás que hacerte serán: "¿Me muevo y disparo?", "¿Disparo y me muevo?", "¿Apunto y disparo?", "¿Me muevo y esquivo?" y así sucesivamente. Lo que debes tener claro es lo siguiente: tu mente estará continuamente manejando este tipo de preguntas conforme evalúas la situación a la que te enfrentas, especialmente si juegas con El Gran Ejército de la República con su pase de fichas. Siempre acabarás dando respuesta a tus preguntas ¡pero no sabrás hasta el final de la partida si esas respuestas eran las correctas!

Combate, cobertura y Acobardamiento

A medida que va progresando la partida, se hacen disparos y se tiran dados. Es entonces cuando la toma de decisiones puede complicarse de verdad. Si empiezas a recibir fuego enemigo, inevitablemente empezarás a perder miniaturas y a ganar Acobardamiento. Y vas a empezar a perder acciones, pero el mejor consejo que podemos darte es: no dejes que ni tu mente, ni tus unidades, caigan presas del pánico. Esto es normal en una partida de Star Wars: Legión.

Como jugador, debes intentar encontrar la mejor acción disponible que te quede y llevarla a cabo. A veces consistirá en disparar a tu adversario, a veces puede ser un movimiento para ponerse detrás de algún terreno que te aporte cobertura para salvarte del fuego enemigo. También puedes mitigar los efectos del Acobardamiento a través de capacidades, o del clásico factor aleatorio al tirar los dados. Saber cómo moverte para hacer uso de la cobertura y así poder minimizar el efecto causado por el fuego que recibas, y mitigar el Acobardamiento son habilidades que se tardan en dominar. ¡Pero hablaremos de ello y de las nuevas facciones en otro artículo!

Durante la partida al combate lo podemos ver como una "guerra de desgaste", en la que la fuerza y la eficacia de tu ejército se van reduciendo por medio de los ataques y la presión que tienen que aguantar. La clave durante en este intercambio es intentar ser el que aplica la presión y mantener la calma cuando se es quien está bajo presión.

Recuerda siempre: incluso cuando sientas que estás entre la espada y la pared, puedes llegar a encontrar una salida dependiendo de las decisiones que tomes. Un ejemplo puede ser cuando tu adversario te presiona con fuego pesado, ya que puede ser que esté desviando su atención de los objetivos y se esté centrando demasiado en ganar la guerra de desgaste. Podría ser una oportunidad para que te escabullas con un objetivo y acabes saliendo ganando.

De cualquier manera, todo esto es relativo para ambos jugadores por la dinámica del juego de Star Wars: Legión y toda la cantidad de decisiones que hay que tomar durante una partida. Ganes o pierdas, eso sí, ¡asegúrate de divertirte y disfrutar de este increíble juego!

¡Y eso es todo respecto a la mecánica básica del juego! Acompáñanos la próxima vez cuando echemos un vistazo a algunas de las diferentes decisiones que puedes tomar con cada una de las facciones de Star Wars: Legión. En ese artículo revisaremos la visión más estratégica con clones y droides de la República Galáctica y la Alianza Separatista. ¡Hasta entonces!


 

Ver más