ES · FR
Star Wars: Legión

Legión 101: Iniciándose en el hobby

Kevin Valliere habla del hobby de las miniaturas

Seguimos con nuestra serie de artículos que cubren los aspectos básicos de Star Wars: Legión de la mano de destacados miembros de la comunidad que existe en torno a este juego, en esta ocasión con un texto de Kevin Valliere. A continuación Kevin le quita el halo de misterio y rompe la que puede ser una de las mayores barreras de entrada para los nuevos jugadores: la aparente dificultad para montar y pintar tus miniaturas. Tanto si te quieres conseguir versiones fieles a las fuentes cinematográficas de las emblemáticas unidades de este juego como si intentas darle un aspecto propio para tu ejército, ¡sigue leyendo y Kevin te explicará los pasos que debes seguir para dar vida a tus ejércitos!

En el último artículo, hablamos de por qué Star Wars: Legión es un hobby tan emocionante en el que iniciarse. ¿Pero qué pasa si nunca has montado o pintado una miniatura? Al principio puede resultar bastante intimidante aprender y comprar todo lo que necesitas, pero transitar desde las piezas sueltas hasta una miniatura totalmente terminada realmente es un proceso bastante sencillo. ¡En este artículo, vamos a ver exactamente cómo es ese proceso!

Paso 1: montaje e imprimación

Para empezar, tendremos que montar nuestras miniaturas.

Para las fuerzas de la República (al igual que para el Imperio y la Rebelión), lo primero que tenemos que hacer es ensamblar en seco las distintas partes para asegurarnos de que encajan (usando las instrucciones que se facilitan con cada juego de Caja básica o expansión), y luego usar cualquier superpegamento de los de siempre (pegamento de cianocrilato) para fijar las piezas al cuerpo principal. Tan fácil como suena.

Sin embargo para las fuerzas separatistas se viene usando un nuevo plástico más duro en el mundo de Star Wars: Legión que, aunque permite la creación de miniaturas con piezas largas y delgadas, como las de los los Droides de combate B1, requiere un ensamblaje un poco más cuidadoso. Estas miniaturas vienen en armazones, láminas de plástico utilizadas en el proceso de fabricación. El montaje lleva un poco más de tiempo, ya que tendrás que usar unas pequeñas tijeras o una cuchilla para sacar las piezas del armazón de plástico, y luego tendrás que usar un pegamento para plásticos que fusione dichas piezas. Ambos procesos son fáciles de llevar a cabo con un poco de práctica.

Una vez que todas tus miniaturas estén montadas, ve a una zona bien ventilada y dales una capa de imprimación. Por lo general una imprimación blanca o gris funciona muy bien para estas miniaturas en concreto. Aunque es posible pintar incluso una armadura blanca después de haberle dado una imprimación negra, te ahorrarás muchos problemas si empiezas con una imprimación de un color más claro. Puedes pegar las miniaturas a sus bases antes de la imprimación o fijarlas provisionalmente con masilla adhesiva (no del tipo de masillas que se endurecen, sino de las que se usan para poner pósteres en la pared) para pegarlas después.

Para imprimar bien, mantén el bote de spray a unos 30 cm de distancia de la miniatura, luego haz un movimiento de barrido suave en una dirección mientras presionas brevemente la boquilla. Esto le dará una capa ligera y uniforme sobre toda la miniatura (y te ayudará a evitar la pérdida de detalles).

Deja que seque bien y pasa al paso 2.

Paso 2: zonas de color

Antes de darles todo el detalle a nuestras miniaturas debemos asegurarnos de que tenemos la combinación de colores correcta. Empieza por identificar cuántos colores necesitarás (pueden ser solo uno o dos, o hasta diez y más para figuras más detalladas y coloridas). Luego, usando un solo color cada vez para cada zona, pinta tus miniaturas sin preocuparte demasiado por la precisión. Esta será nuestra capa base.

Dado que debemos diluir nuestras pinturas (para que las capas de pintura no sean demasiado gruesas y no muestren los trazos del pincel), es posible que se necesiten sucesivas capas de color base para conseguir el color deseado de una manera uniforme. ¡Esto es lo normal! Especialmente el blanco puede ser muy delicado, así que no te preocupes si tardas un poco hasta que obtienes al color que quieres. Para el color arena tradicional de los droides Separatistas, puede que tardes algo menos.

A medida que vayas avanzando capa a capa con distintos colores para las distintas zonas de la miniatura asegúrate de que los detalles van quedando bien definidos y claros. ¿Está la pistola claramente separada de la mano que la sostiene? ¿Se han desbordado las líneas del casco de tu soldado en el espacio blanco?

No te preocupes demasiado por la perfección, especialmente con tus primeras miniaturas. Lo que buscamos son miniaturas "listas para la mesa", es decir, queremos que se vean bien a la distancia de un brazo. No pasa nada si algunos detalles se pierden en el proceso.

Algunos de vosotros puede que queráis dejarlo en este punto, ¡y no pasa nada! Si la jugabilidad es más importante para ti que la pintura, ya habrás conseguido un gran producto con solo darle esta capa de pintura sobre la miniatura de plástico.

Pero si queréis conocer distintas maneras de hacer que vuestras miniaturas destaquen, seguid leyendo.

Paso 3: sombras y luces

Para darle a tus miniaturas un nivel de calidad añadido, podemos hacer dos cosas que no son difíciles.

En primer lugar, toma lo que se llama un "lavado" (se trata de color oscuro superdiluido) y aplícalo a tu miniatura, teniendo cuidado de ir limpiando las partes que sobresalen de las distintas zonas o cualquier área plana y lisa. Esta capa de lavado se va quedando así de forma natural solo en las grietas y pliegues de las miniaturas, dándoles unas sombras muy resultonas que ayudan a que los colores más brillantes destaquen.

En segundo lugar, para resaltar las luces, usa un tono de pintura algo más claro que el color sobre el que vayas a trabajar y aplícalo con un pincel ancho y plano. Antes de aplicar la pintura limpia ese pincel sin miedo con un trozo de papel de cocina para quitar la mayor parte de la pintura. A continuación, pase el pincel suavemente por las partes que sobresalen y los relieves de la miniatura. Si has quitado suficiente pintura, esto hará que la poca pintura del pincel solo se quede en algunos bordes y dará un efecto de resaltado muy natural que se consigue en segundos, especialmente si lo comparamos con otros métodos más complicados.

Paso 4: la peana

Una vez que la figura ha sido pintada es el turno de la peana.

Hay diferentes maneras en las que puedes trabajar sobre la peana, y en última instancia dependerá de cuánto tiempo y esfuerzo quieras dedicarle a tu miniatura. Puedes pintar toda tu base de un solo color (el negro queda muy bien, como es de esperar) solo para darle un aspecto bonito y limpio.

O puedes ir a tu tienda de hobbies más cercana y comprar texturas para peanas o hierba para dar a tu peana una ambientación de bosque o de desierto. ¡Hay mil posibilidades! Pero no olvides una cosa: siempre puedes dejar estos detalles de la peana para otra ocasión y por ahora dejarla pintada de un solo color.

Paso 5: proteger

Y por último, debemos proteger nuestras miniaturas.

Hay toda una variedad de barnices mate que se pueden comprar en forma de spray y que funcionan de maravilla. Busca una zona bien ventilada, dale al bote de spray un buen meneo y utiliza la misma técnica que expliqué en la sección sobre imprimación.

El barniz mate le dará a tus miniaturas un acabado plano, así que si quieres conseguir por ejemplo el efecto de una armadura brillante puedes usar un barniz brillante.

Al hacer todo esto te asegurarás no solo de que tus miniaturas tengan buen aspecto, sino de que se mantengan en buen estado durante su transporte y el uso que les quieras dar.

Con esto último ya tienes todo lo básico que necesitas saber para llevar tus miniaturas a otro nivel, ya se traten de héroes de la República o de los separatistas, ¡eso es algo que tú tienes que decidir!

En nuestro próximo artículo, empezaremos a hablar del siguiente paso: qué pasa cuando despliegas tus miniaturas ya pintadas al campo de batalla y empiezas una partida de Star Wars: Legión.


 

Ver más