ES · FR
 
XCOM: El juego de tablero

Financiación de emergencia

Cómo equilibrar tu presupuesto de guerra en XCOM: el juego de tablero


Hola, comandante. En respuesta a la amenaza alienígena, este consejo de naciones ha decidido activar el proyecto XCOM. Está al mando de los cuarteles de XCOM y debe conseguir más información sobre el enemigo y expandir nuestras capacidades y las de nuestros operativos...

Ser el Comandante de XCOM es un trabajo de mucha presión y riesgos, no apropiado para los débiles de voluntad o corazón. Mientras los invasores alienígenas asaltan las naciones del mundo, destruyendo sus mayores ciudades y sembrando el pánico entre la población, tú debes estar dispuesto a tomar decisiones difíciles que afectarán a las vidas de cientos de millones, o incluso miles de millones, de personas.

En XCOM: el juego de tablero, hay cuatro roles distintos que deben asumir los jugadores. Cada uno de estos roles tiene su propio conjunto de responsabilidades, y el Comandante es responsable de, entre otras cosas, gestionar el presupuesto del equipo. Sin embargo, no se trata de simples matemáticas; todo lo que tu equipo debe hacer te costará algo, y el dinero nunca parece cubrir tus necesidades.

Al final, equilibrar tu presupuesto significa elegir qué tecnologías puedes permitirte investigar, dónde desplegarás tus Interceptores y soldados y qué naciones tendrán que defenderse solas de la masacre de los invasores alienígenas.

Construye la ruta a la victoria

Cuando juegas como Comandante, tu trabajo es manejar el presupuesto y gestionar los fondos de emergencia. Sin embargo, hay una trampa: en realidad no tienes la autoridad para cortar los gastos de tus compañeros.

Durante la partida, tus compañeros asignarán unidades a distintas tareas en función de lo que consideren que es la mejor forma de responder a la amenaza alienígena y lo que pueden contribuir a ello. Cada una de esas unidades sale de tu presupuesto, pero son ellos quienes deciden cuántas unidades asignan y dónde, no tú.

Éste es uno de los retos únicos del puesto de Comandante dentro de la estructura totalmente cooperativa de XCOM: el juego de tablero. Eres responsable de manejar el presupuesto, pero para que tu trabajo sea útil, debes promover la cooperación de tus compañeros.

Sabes que si tu equipo gasta de más, tendrás que hacer que el continente con el mayor nivel de pánico avance una casilla por cada crédito por encima de tu presupuesto. Eso significa que tendrás que seguir las distintas unidades que asignan tus compañeros a tareas de investigación, misiones y defensa orbital y comparar su cantidad con la cantidad de créditos que tienes disponibles.

En la Financiación de emergencia tienes algo de margen para compensar el entusiasmo de tus compañeros. Son los ahorros de los que puedes echar mano alguna que otra vez si tu equipo no logra ajustar su presupuesto mensual, pero esos fondos no se reponen. Cuando se gastan, se acabó. Por lo tanto, te interesa mucho (igual que al resto del equipo de XCOM) lograr que tus compañeros cooperen contigo para desarrollar un uso estratégico y a largo plazo de los recursos de XCOM.

Una forma con la que podrías conseguir que tus compañeros sean más efectivos con sus gastos es ayudarlos a identificar los gastos clave lo antes posible. Si puedes ayudar a tu equipo a identificar rápidamente los aspectos más amenazadores del plan de invasión alienígena, tu organización podrá emprender acciones que hagan más que simplemente responder a las distintas alertas que aparecen en pantalla; podéis dirigir vuestros esfuerzos de cara a lograr emprender y completar la misión final.

Como Comandante, sabes que a tu equipo sólo le queda un crédito en el presupuesto. ¿Asignarás un único Interceptor con la esperanza de mitigar el daño en uno de los continentes? ¿Ignorarás los ovnis y permitirás que los continentes avancen por el medidor de Pánico para invertir tu último crédito en reclutar un soldado o fabricar un Interceptor que puedas desplegar en la próxima ronda? ¿O sobrepasarás tu presupuesto y desplegarás tus Interceptores para reducir el pánico en varios continentes aunque eso suponga que el continente más asustado se acerque más al caos?

Un uso más juicioso de recursos limitados

Cada vez que tus compañeros o tú asignéis una unidad a una tarea, sale de tu presupuesto. Cada Interceptor asignado a la defensa global cuesta 1 crédito. Cada satélite asignado a la defensa orbital cuesta 1 crédito. Cada soldado asignado a una misión o defensa de base cuesta 1 crédito. Cada científico asignado a la investigación cuesta 1 crédito.

Tendréis que completar estas tareas para repeler a los invasores alienígenas el tiempo suficiente como para montar una defensa importante. Sin embargo, hay formas de contrarrestar los distintos ataques alienígenas y las crisis que crean que no cuestan créditos.

Cada jugador comienza con una o más cartas de Ventaja. Algunas, como Transmisión de satélite y Centro de investigación, presentan valiosas capacidades tácticas que pueden ayudarte a mantener o modificar tu respuesta a la amenaza alienígena. Y algunas de estas cartas de Ventaja presentan potentes capacidades que puedes activar colocando unidades en ellas:

El Jefe central puede colocar un satélite sobre Control de misión para mover una unidad de su reserva al tablero o del tablero a su reserva. De esta forma, puedes añadir un soldado adicional a la defensa de la base si los invasores alienígenas lanzan un sorprendente asalto letal. O bien puedes sacar uno de tus Interceptores de la defensa global para reducir la carga de tu presupuesto.

Como Comandante, puedes entrenar uno de los soldados de la reserva del Jefe de escuadrón asignándolo a Entrenamiento de oficiales. Ese soldado se convierte en élite, lo que significa que podrá lanzar un dado de XCOM adicional en futuras rondas.

Por su parte, el Jefe de pelotón puede colocar 2 soldados sobre el Skyranger para descartar una carta de Crisis de la reserva de Crisis.

Todas estas capacidades son muy potentes, y las unidades asignadas a las cartas de Ventaja no cuentan para el presupuesto. De igual modo, la investigación de la división científica podría desbloquear más cartas con otras capacidades que podrás activar asignando unidades a ellas. Por ejemplo, si descubres los secretos de la Energía de OVNI, podrás tener más créditos a tu disposición, y es mucho más efectivo desarrollar técnicas como Reparación de Interceptor que comprar Interceptores nuevos cada vez que resulten dañados en combate.

Identificar el plan de invasión

Para usar tus recursos disponibles de la forma más eficiente posible, es buena idea identificar lo antes posible la amenaza exacta a la que te enfrentas. Es difícil apartar la vista de las amenazas inmediatas mientras los ovnis llegan a la órbita y sobrevuelan las mayores ciudades del mundo, mientras surgen crisis por todo el planeta y mientras los enemigos asaltan tu cuartel general. Pero si quieres ganar, debes centrarte en el gran plan del enemigo.

En XCOM: el juego de tablero, hay 5 planes de invasión distintos. Como ya dijimos, cada plan de invasión contiene una proporción diferente de ovnis, enemigos y crisis. Por lo tanto, cada uno lleva el juego en una dirección distinta, y aunque nunca sabrás qué esperar exactamente, comenzarás a reconocer el diseño global:

Los invasores alienígenas se centran en crear crisis para sembrar el caos y el pánico en todas las naciones cuando siguen sus planes para la Infiltración.

Cuando el plan de invasión es Dominación, tendrás que identificar rápidamente la mayor amenaza a la que te enfrentarás en cada ronda, mientras los alienígenas acuden en masa contra un solo continente objetivo.

Te enfrentarás a menos enemigos y más ovnis en órbita cuando los alienígenas intenten interceptar tus transmisiones y dispersar tus defensas con el plan de invasión Distracción.

Los invasores se centran en dominar el terreno en el plan de invasión Acometida. Encontrarás más enemigos y serán más difícil de lo normal para tu nivel de dificultad.

Si tienes que combatir en un estado de Ocupación global, tendrás que hacerlo con financiación extremadamente limitada, y la presión nunca se reduce.

Como Comandante, reconocer estos planes puede ayudarte a aconsejar a tus compañeros cómo emplear el presupuesto de forma más eficaz. Por ejemplo, mientras los alienígenas trabajan en la Distracción, podrías enfrentarte a un brutal asalto temprano contra tu base que te deje vulnerable, pero podrías elegir tentar a la suerte, sabiendo que los ovnis que se acumulan son la verdadera amenaza.

En una situación así, podrías pedirle al Jefe de pelotón que asigne una mínima cantidad de tropas a la defensa de la base a pesar de los riesgos. Después, tu equipo podrá dedicar esos fondos a combatir los ovnis y mitigar el pánico en otra parte... además de tratar de completar misiones para encontrar las debilidades de tu enemigo y empezar cuanto antes la misión final.

Para ello, cada plan de invasión presenta una misión final distinta. Esto significa que cada plan de invasión te exige que tengas éxito en distintas tareas antes de poder ganar, y también supone que cada plan de invasión te castigará de un modo distinto cuando el daño de tu base llegue a una casilla roja.

A fin de cuentas

Han llegado invasores alienígenas, el mundo está bajo asedio y las unidades militares tradicionales han resultado ser ineficaces. Cuando las naciones, pobres y ricas por igual, están al borde de sumirse en el pánico, una coalición secreta ha activado el proyecto XCOM. Ahora, como Comandante de XCOM, es tarea tuya asegurarte de que tus recursos se emplean de la forma más eficaz posible.

Es un trabajo difícil, y mientras asignas tus Interceptores donde crees que serán más necesarios y eliges qué crisis resolver, tendrás que identificar situaciones que podrías usar para tu ventaja. También tendrás que reconocer cuándo es hora de asumir pérdidas. Más aún, tendrás que animar a tus compañeros a colaborar contigo, pues cualquier oportunidad que tengáis de repeler a los invasores con éxito dependerá de vuestra capacidad de cooperar y entender las preocupaciones estratégicas más acuciantes.

En XCOM: el juego de tablero, cuando eres el Comandante, no eres una presencia autoritaria con la última palabra en todo. Debes ser un líder, y dar ejemplo en tu liderazgo. Si la humanidad quiere sobrevivir, debes pensar con rapidez y claridad, anteponiendo las necesidades de los demás a tus propios intereses.

¡Eres la última esperanza de la humanidad!