ES · FR
 
Juego de Tronos: El juego de cartas 2ª Edición

En el campo de justas

Sobre las Justas y las Contiendas en Juego de Tronos: El juego de cartas

Jaime siempre había pensado que tres cuartas partes del éxito en una justa dependen de la habilidad del jinete. Ser Loras cabalgaba de maravilla y sujetaba la lanza como si hubiera nacido con ella en la mano... cosa que sin duda explicaría el permanente gesto de dolor del rostro de su madre.
—George R. R. Martin, Juego de Tronos

Los grandes torneos de Poniente son incomparables en cuanto espectáculo se refiere. Cientos se agolpan para ver a los grandes guerreros y a los lords competir en las justas y en las contiendas. La flor y nata de los caballeros se enfrentan en el campo de justas y los cortesanos aplauden desde las gradas. Pero el ruido y la confusión de un torneo es el lugar ideal para llevar a cabo los más nefastos de los planes y las más mortíferas de las intrigas. Las alianzas se juran y se rompen en un abrir de ojos, y el aliado de toda la vida se convierte en el más amargo enemigo. ¡Necesitarás de todo tu ingenio si quieres salir ileso de una Justa o de una Contienda en Juego de Tronos: El juego de cartas segunda edición!

En el anterior artículo habíamos visto a los personajes y el funcionamiento de los retos. Hoy es el turno de explicar los dos únicos modos de juego en Juego de Tronos: El juego de cartas, ¡el honorable combate de la Justas y la furia y traición de las Contiendas!

Dos tipos de lizas

En Juego de Tronos: El juego de cartas, hay dos modos de juego para tu disfrute. Puedes jugar cara a cara contra un único oponente en una Justa, ¡o bien puedes poner a prueba tu fortuna en una Contienda con tres a seis jugadores!

Las Justas y las Contiendas ofrecen experiencias muy diversas. En una justa, tienes un único oponente en el que concentrar tus ataques: es una batalla estratégica de ingenios entre dos jugadores, no hay oportunidad alguna de hacer tratos o alianzas, es una lucha hasta el final. Los jugadores tratan de superar a su oponente utilizando todos los medios posibles, y cada carta en la mesa puede tener repercusiones cruciales para toda la partida. Cada duelo es crucial, y merece la pena combatir por cada una de las ventajas que puedan surgir. Los jugadores competitivos prefieren las Justas, ya que únicamente su adversario puede interferir en sus acciones.

El juego de Contienda, por otro lado, ofrece decenas de oportunidades para traicionar y apuñalar por la espalda a tus oponentes mientras tratas de manipularlos para que te favorezcan. Una partida de Contienda es más una experiencia social que lo que puedas vivir en una Justa. Los jugadores hablan entre sí, tratando de inclinar la balanza del poder a su favor. Los tratos pueden hacerse y romperse en un momento, mientras todos y cada uno de los jugadores buscan su oportunidad para realizar el movimiento maestro que les lleve a conquistar el Trono de Hierro. Para crear aún más tensión entre los jugadores, el juego de Contienda también añade seis cartas de título realmente poderosas. ¡Sigue leyendo!

Únete al Consejo privado

Durante una partida de Contienda, después de que todos los jugadores hayan elegido y revelado sus cartas de Trama, irán, por turnos, eligiendo títulos. En una partida a cuatro jugadores, el jugador inicial descarta boca abajo y al azar una de las seis cartas de Título, después elige en secreto una carta de Título y pasa las restantes al jugador de su izquierda. Después de que todos los jugadores, por turnos, hayan elegido sus cartas de Título, los títulos son revelados. Estas cartas de Título representan los cargos en el Consejo privado del rey, y cada cargo tiene su propia capacidad única.

 

  • El Regente de la Corona permanece a un lado del Consejo privado, no se ve afectado por sus ridículas alianzas y traiciones. Si eres el Regente de la Corona, tienes el poder de redirigir un reto cualquiera de la ronda, forzando al atacante a elegir un nuevo objetivo. Además, añades dos puntos adicionales a tu FUE a la hora de determinar qué jugador obtiene la ficha de Poder adicional durante la fase de Dominación.
  • Mucho más que el poder de redirigir retos, es el poder de recaudar más Oro para pagar personajes, lugares, accesorios, y eventos. El título de Consejero de la Moneda añade dos de Oro al valor de Oro de tus cartas de Trama, así puedes jugar más personajes y sorprender a tus oponentes con poderosos eventos.

  • Por otro lado, puede que necesites cartas en lugar de Oro. Como Consejero de los Edictos, robas una carta adicional durante la fase de Robo, aumentando tus opciones de jugar nuevos personajes y de controlar la partida. Aún más, el título de Consejero de los Edictos también incrementa el valor de Reserva de tus cartas de Trama en uno, permitiendo que conserves una carta adicional al final de la ronda.
  • Puedes elegir reducir el poder militar de tus oponentes con el Consejero Naval. El título de Consejero Naval añade un punto adicional de FUE durante todos sus retos Militares. Además, también aumenta tu valor de Conquista en uno durante los retos Militares que hagas contra un rival, lo que te invita a destruir rápidamente las fuerzas que tu rival acaba de adquirir.

  • El Consejero de los Rumores añade un punto de FUE a sus retos de Intriga. Además, si ganas un reto de Intriga contra un único oponente como Consejero de los Rumores, tendrás la oportunidad de resolver tu Conquista contra cualquier número de oponentes a tu elección, destrozando la mano de cartas de todos aquellos que te ofendan.
  • Si juegas como la Mano del Rey, añades un punto de FUE a tus retos de Poder. Y por si fuera poco, puedes iniciar un reto adicional de Poder contra otro oponente durante la fase de Retos, con lo que tienes otra oportunidad de robar Poder y acercarte a la victoria.

Además de sus capacidades, los miembros del Consejo privado están enredados en una maraña de alianzas y enemistades. Cada uno de esos títulos, con excepción del Regente de la Corona, apoya a otro título y rivaliza con otros dos. Si tu título apoya al título de otro jugador, no podrás realizar retos en su contra, pero ese jugador no está sujeto a esa misma regla y si que podrá realizar retos contra ti cuando desee. Si tu título rivaliza con el título de otro jugador, ganas una ficha de Poder adicional la primera vez que le venzas en un reto cada una de las rondas.

Toda selección de títulos puede crear situaciones verdaderamente tensas. Por ejemplo, cuatro jugadores eligen al Regente de la Corona, al Consejero Naval, a la Mano del Rey, y al Consejero de los Edictos. La Mano del Rey apoya al Consejero de los Edictos, el Consejero Naval rivaliza con la Mano del Rey y con el Consejero de los Edictos, y el Consejero de los Edictos rivaliza con el Consejero Naval. Eso es sólo a primera vista, antes de que el Regente de la Corona interfiera directamente redirigiendo un reto y rompiendo las alianzas que se han acordado.

¡Participa!

El torneo está a punto de comenzar. Puedes retar a otro caballero en la justa o meterte de lleno en una contienda llena de frenéticas batallas. Da igual dónde luches, necesitarás a los miembros más leales de tu facción, y de toda tu astucia, para poder sobrevivir. Toma tus armas y participa en las justas y contiendas de Juego de Tronos: El juego de cartas segunda edición.

No olvides revisar la sección de eventos de nuestra web donde encontrarás decenas de presentaciones en tiendas de esta nueva edición de Juego de Tronos: El juego de cartas.


 

Ver más