ES · FR
 
El Señor de los Anillos: el Juego de Cartas

El templo maldito

Echamos un vistazo a uno de los escenarios de Una sombra en el Este para El Señor de los Anillos: el Juego de Cartas

“¡Nada puede ocultárselas!” – Gollum, Las dos torres

Algo no anda bien en Dorwinion. Hay lugareños que han desaparecido dejando viñedos enteros sin atender en estos verdes parajes de la Tierra Media. En Una sombra en el Este se te pide que investigues estas desapariciones y te verás rápidamente atrapado en un siniestro misterio que podría tener su origen nada menos que en Mordor. Después de verte rodeado por los incursores en el Río Rápido y de haber descubierto pruebas de una turbia secta en la capital de Dorwinion, tu búsqueda de los desaparecidos te lleva ahora a las colinas de Rhûn, a unas desvencijadas ruinas de un antiguo templo. Da igual qué horrores esconda; debes seguir adelante o de otra manera tendremos que dar por perdidas las vidas de los Dorwinion desaparecidos.

¡Sigue con nosotros y echaremos un vistazo a El templo maldito, el tercer escenario de Una sombra en el Este, la expansión deluxe de El Señor de los Anillos: el Juego de Cartas!

La Tierra de la Sombra

Durante los oscuros años de la Tierra Media, se construyeron templos en todo el país a modo de homenaje al siniestro poder de Sauron. Incluso después de su derrota a manos de la Última Alianza de Elfos y Hombres, los lacayos de Sauron se siguieron reuniendo en secreto para adorar a su Señor Oscuro y ofrecerle sacrificios para adelantar el día en que su ira se desataría de nuevo. De pronto la entrada de uno de aquellos templos se presenta frente a ti como si fueran las fauces abiertas de una bestia voraz, flanqueadas por irregulares columnas y no hay lugar a dudas: se están desarrollando oscuras maquinaciones en su interior.

Solo un loco lanzaría un ataque frontal a un lugar tan malvado sin dedicar un momento para prepararse. El viaje que te llevó a las colinas de Rhûn y a frenta a la entrada del templo fue difícil, y al llegar a El templo olvidado (Una sombra en el Este, 80), El templo maldito te da la oportunidad de recuperarte y prepararte para los horrores a los que te enfrentarás en tu interior. Esta es la oportunidad perfecta para reunir a tus aliados o equipar cualquier carta Vinculada que te ayude contra lo que te espera.

Pero no puedes quedarte aquí mucho tiempo. El destino de los secuestrados de Dorwinion está en tus manos y debes reunir el coraje para entrar en el templo. Una vez dentro, los males de este lugar pronto se hacen evidentes a través de 4 cartas de Misión de la Etapa 2. Todo lo que te rodea son los crueles adornos de Mordor: huesos y escombros ensucian el suelo mientras filas de celdas con barras de hierro se alinean a ambos lados de una oscura mazmorra. Para empeorar las cosas, el templo es un laberinto de Túneles Retorcidos (Una sombra en el Este, 61) que va de una Sala de los Horrores (Una sombra en el Este, 56) a la siguiente.

Cuando exploras estas salas, muchos de los Hombres del Este que aparecieron durante tu viaje a lo largo del Río Rápido también están presentes aquí mientras buscas desesperadamente cualquier rastro de los cautivos. Aunque ya es poderoso por sí mismo, un Guerrero de Rhûn (Una sombra en el Este, 21) aumenta su prodigiosa fuerza sacando la primera carta de Traición Oriental de la pila de descartes. De esa manera, estos guerreros pueden armarse con una mortífera Espada de Rhûn (Una sombra en el Este, 22) para poder asestar un golpe aún más poderoso o pueden usar un Arco Recurvo (Una sombra en el Este, 23) para bombardear con flechas a tu grupo al principio de cada fase de Combate. No importa qué enemigos se crucen en tu camino, debes tener cuidado de no acabar Perdido en la oscuridad (Una sombra en el Este, 65), no vaya a ser que pierdas la pista de tus valiosas armas, objetos u otras cartas.

El poder de Mordor

Por muy intimidantes que sean los Hombres del Este, en este templo intervienen fuerzas más poderosas. Un altar manchado de sangre en honor al Señor Oscuro y una abominable estatua de Sauron sentado en un trono de hierro son toda la evidencia que necesitas para confirmar que el poder del propio Mordor se ha desplegado contra ti. En lugar de enfrentarte al mazo de Encuentros estándar, El templo maldito hará que te enfrentes a un mazo de El poder de Mordor.

Este mazo, que representa la influencia creciente de Sauron sobre la Tierra Media, se aparta al principio del escenario y, a medida que los sirvientes de Sauron acumulen poder, te verás forzado a lidiar con los enormes desafíos que contiene. Por ejemplo, Sauron podría enviar a un poderoso nazgûl como Khamûl el Oriental (Una sombra en el Este, 66) para que se ocupe de ti. O puedes llamar la atención de La Torre de Barad-dûr (Una sombra en el Este, 67), bajando el nivel de eliminación por Amenaza de cada jugador y poniendo toda tu misión en una situación muy complicada.

En lo más profundo de El templo maldito, el éxito de tu misión se presenta lejano. Si consigues encontrar y liberar a los cautivos, tus aventuras en Dorwinion no han hecho más que empezar. Una sombra en el Este es tan solo la primera parte del ciclo La Venganza de Mordor para El Señor de los Anillos: el Juego de Cartas, que inevitablemente te acercará al poder que acecha en Mordor. ¿Hasta dónde debes llegar para proteger a Dorwinion de la mirada vigilante de Mordor?

Lucha contra la oscuridad

Tus viajes a Dorwinion te han traído a este punto. ¡Entra en el templo, elimina los males que se esconden allí, y libera a los cautivos de Dorwinion en Una sombra en el Este!


 

Ver más