ES · FR
 
Arkham Horror: Hora Final

El ascenso de los Primigenios

Un vistazo a la fase del Primigenio en Arkham Horror: Hora Final

“Adoraban, dijeron, a los Grandes Antiguos que eran muy anteriores al hombre y que habían llegado al joven mundo desde el cielo. Esos Antiguos se habían retirado ahora al interior de la tierra y al fondo del mar, pero sus cadáveres se habían comunicado en sueños con el primer hombre, quien inventó un culto que nunca había muerto.”

–H.P. Lovecraft, La Llamada de Cthulhu

Tus aventuras en el universo de Arkham Horror te han enfrentado a innumerables desafíos, afrontando a cultos malvados y monstruosidades primigenias, y siempre has hecho todo lo que estaba en tu mano para detenerlos. Pero en Arkham Horror: Hora Final, llegaste demasiado tarde. El rito ha sido completado, y ahora un Primigenio está desgarrando la realidad, derramando hordas de monstruos en el campus de la Universidad Miskatonic. Ahora lo único que se puede hacer es contener la invasión y tratar de encontrar alguna forma de revertir el ritual.

Pero apenas queda tiempo.

En el anterior artículo, te explicamos cómo luchar contra la horda de monstruos y descubrir los componentes rituales necesarios para ganar la partida, todo eso durante la Fase de Acción. Pero con cada paso que das, las fuerzas del mal actúan en tu contra. Debes estar dispuesto a superar las inimaginables pruebas que se avecinan. Hoy, te ofrecemos un resumen del horror que sufrirás durante la fase del Primigenio en Arkham Horror: Hora Final.

Hoy es el día del juicio final

En el anterior artículo, que podrás leer aquí, vimos las opciones que tus compañeros y tú tenéis a vuestra disposición durante la fase de Acción, combatiendo monstruos, buscando pistas y creando sellos para contener la invasión. Independientemente del número de investigadores que haya en tu equipo, sólo puedes realizar cuatro acciones y necesitas hacer que todas ellas merezcan la pena, ya que una vez que termina la fase de Acción, el Primigenio da un paso al frente para causar estragos a medida que atraviesa el velo que divide nuestro mundo del suyo.

Durante la fase del Primigenio, la influencia maligna de ese ignoto ser azota el campus, acercándose cada vez más a nuestra realidad. Los investigadores resuelven esta fase en tres pasos: Retribución, Portales, y Pasar la ficha de Investigador jefe. El investigador líder es quién toma todas las decisiones durante esta fase.

En primer lugar, durante el paso de Retribución, tu equipo descarta las cartas de Preferencia que se jugaron durante la fase de Acción contando el número de símbolos de Augurio que aparecen en ellas. Esto determinará cómo actuará el Primigenio, tal y como se detalla en su hoja de Primigenio. Cuantos más símbolos de Augurio haya, peor será el efecto. Por ejemplo, si aquel que dormita en R'lyeh, Cthulhu, recibe uno o dos símbolos de Augurio, ordenará la activación de todos sus esbirros en el tablero y luego hará aparecer dos Profundos. Pero si recibe siete o más símbolos de Augurio, forzará la pérdida de dos fichas de Vida a cada investigador.

Si por algún milagro el número total de símbolos de Augurio es cero, el Primigenio no tendrá poder alguno en esta ronda y no deberás resolver ningún efecto, aunque no siempre será así, ya que a menudo necesitaras incurrir en la ira del Primigenio con tal de asegurarte una acción realmente crítica durante la fase de Acción. Si deseas sobrevivir lo suficiente para deshacer el rito, el equilibrio será la clave.

Los monstruos se liberan

El segundo paso de la fase de Primigenio es la activación de los Portales. Las fichas de Portal representan portales a otros mundos antinaturales y extraterrestres que son el hogar de todo tipo de seres peligrosos. Los horrores que descubras en cada uno de ellos dependerán del Primigenio con el que luches en la partida. En el transcurso de ocho rondas, los portales irán aumentando de tamaño, liberando más monstruos en el campus y volviéndose cada vez más difíciles de controlar. ¡Debéis actuar rápido! Durante este paso, el Investigador jefe revelará la ficha superior de la pila de fichas de Portal y pondrá el portal correspondiente en el tablero. Luego deberá hacer aparecer en ese Lugar tantos monstruos como el número de fichas de Portal haya en esa ubicación.

Los monstruos aparecen de uno en uno y el Investigador jefe toma todas las decisiones sobre dónde son colocados o dónde se moverán si un Lugar ya está completo. Cuando un monstruo aparece en un Lugar, el Investigador jefe extrae una ficha de Monstruo al azar y la coloca en una casilla de Monstruo vacía de ese Lugar. Si no hay casillas vacías en los que pueda aparecer, se moverá siguiendo las flechas a lo largo de las trayectorias del campus que corresponden al color de la ficha de Monstruo. Los monstruos azules siguen las flechas azules y suelen desplazarse a lo largo de los caminos, mientras que los monstruos rojos siguen las flechas rojas, que a veces pueden abrir un camino entre Lugares que no se encuentran adyacentes. Si el nuevo Lugar donde se encuentra el monstruo no dispone de ninguna casilla vacía, el monstruo se mueve una y otra vez hasta que llegue a un Lugar con una o más casillas vacías aunque eso signifique volver al Lugar original en el que apareció.

Sin embargo, el objetivo final de un monstruo es alcanzar el Lugar del Ritual donde se llevó a cabo el rito por primera vez y permitir así que su glorioso maestro invada nuestro mundo. Y si un monstruo no puede alcanzar una casilla de Monstruo vacía en el campus, se desplaza directamente al Lugar del Ritual. Los monstruos no abandonan el Lugar del Ritual a menos que se les obligue a ello mediante una carta de Objeto o el efecto superior de una carta de Acción. Si un monstruo se mueve al Lugar del Ritual y no puede quedarse allí porque todas las casillas de Monstruo están ocupadas, el Lugar es invadido, y los investigadores pierden la partida ¡junto con toda esperanza de salvar a la humanidad!

El paso final de la fase del Primigenio es entregar la ficha de Investigador jefe al siguiente investigador, garantizando que, independientemente del número de investigadores, todos tendrán la oportunidad de liderar el grupo y tomar estas difíciles decisiones al menos dos veces durante la partida. Así como cada persona es única, también lo es su estilo de liderazgo. Debéis confiar los unos en los otros si queréis tener alguna esperanza de superar estos horrores. Con el destino del mundo en juego, la unidad del grupo es crítica. Sólo así podréis deshacer el rito.

Detén el reloj

Los Primigenios han despertado de su letargo y ahora, con la ayuda de ritos impuros, se han alzado para reclamar el mundo como suyo una vez más. La humanidad se tambalea al borde de la extinción y sólo tú puedes evitarlo. Reúne a tu equipo, enfréntate a los terribles Primigenios ¡y deshaz el ritual antes de que sea demasiado tarde en Arkham Horror: Hora Final!