ES · FR
 
XCOM: El juego de tablero

Defensa desesperada

Cómo rechazar la invasión alienígena en XCOM: el juego de tablero

Mientras su transporte se colocaba en posición, los soldados se ajustaron sus armaduras y activaron sus escáneres de batalla. Antes de salir rápidamente por la puerta a enfrentarse al corazón de la invasión alienígena, comprobaron una última vez sus fusiles de plasma. Sabían que no todos regresarían, pero si fracasaban, morirían miles de millones más. Podría perecer toda la raza humana. Tanto si vivían como si morían, no había marcha atrás...

En caso de que pensaras que sería fácil ganar la guerra contra los invasores alienígenas de XCOM: el juego de tablero, ten en cuenta esto: hay dos formas de perder la partida, pero sólo una de ganarla...

En nuestro avance previo, vimos la aplicación digital gratuita del juego, que es una parte integral de tu experiencia XCOM y nos permite llevar el diseño del juego más allá de lo que sería posible sin ella. Y además coordina la invasión alienígena.

Hay cinco planes de invasión distintos que exploraremos en mayor profundidad en un futuro avance, pero todos comparten tres elementos comunes: ovnis, enemigos y crisis. Ésas son las armas de los invasores en los ataques que realizarán contra ti. Con ellas esperan sembrar el caos, hacer caer naciones y causar el colapso de la civilización humana.

Las primeras intervenciones militares resultaron inefectivas, y XCOM y tú sois ahora la última esperanza que tiene la humanidad de montar una resistencia con éxito. Tu trabajo es mantener la apariencia de orden, ralentizar la propagación del pánico absoluto y encontrar la forma de golpear a los invasores donde más daño haga.

Estas tareas marcan las condiciones de victoria y derrota del juego:

  • Pierdes si dos continentes sucumben al pánico. Esto no sólo significa que están muriendo cientos de millones de personas, sino que tu equipo pierde su financiación y XCOM debe cerrar.
  • Pierdes si tu base es destruida. Si tu base es destruida, tus medios de combatir también quedan destruidos. Y si XCOM no puede combatir, ninguna potencia del mundo es capaz de atacar de ninguna forma que no dañe al mundo más que a los invasores.
  • Ganas si logras desbloquear y completar la misión final del escenario. Pero para llegar a la misión final, tendrás que proteger tu base, evitar que las naciones entren en pánico y completar otras misiones que te ayuden a encontrar puntos débiles en la estrategia de los alienígenas.

¡No entres en pánico!

Puesto que perderás si dos de los seis continentes sucumben al pánico, tendrás que familiarizarte con el medidor de Pánico. En tu guerra contra los invasores alienígenas, tendrás que seguir el grado de caos en el que se encuentra cada continente.

El tiempo juega en tu contra. Al fin y al cabo, tu equipo no fue activado por completo hasta después de que las fuerzas militares del mundo hubieran tenido que retirarse ante los invasores. Por eso, incluso al comienzo de la partida ya habrá continentes que se han movido por el medidor de Pánico. Cuando empieces a jugar, la presión comenzará a crecer. En cada ronda, los continentes del mundo se moverán hacia el pánico por cada ovni que haya en órbita sobre dicho continente. Y por si eso no fuera suficiente, las crisis que debes resolver también pueden hacer que los continentes se acerquen al pánico.

Es casi imposible que controles por completo la propagación del pánico. Tu mejor esperanza es lograr ralentizarla, ayudar a las naciones que más necesiten tu intervención y ganar tiempo suficiente como para planificar un ataque de respuesta.

Defiende tu base

Mientras diriges tus Interceptors por todo el planeta para que se enfrenten a los ovnis que amenazan con derrocar los gobiernos del mundo, los alienígenas envían enemigos para que asalten tu base y traten de eliminarte a ti y la amenaza contra sus planes que representa tu equipo.

En XCOM: el juego de tablero, hay nueve tipos distintos de cartas de Enemigo que se corresponden a cada uno de los distintos tipos de enemigos que podrían asaltar tu base. Al comienzo de la partida, la aplicación identificará a varios de estos enemigos y te pedirá que cojas todas sus cartas, incluidas las posibles versiones de Élite, y las barajes para formar un mazo de Enemigos.

Estos enemigos aparecerán en tu base a lo largo de la partida, y si tus soldados no logran eliminarlos, cada enemigo restante infligirá un punto de daño a tu base. Si la base sufre suficiente daño, queda destruida y pierdes la partida.

Sin embargo, la defensa de tu base no es todo o nada. Incluso si tu base no está en riesgo de ser destruida, puedes sufrir graves consecuencias por dejar que el enemigo ataque. Siempre que la ficha de Daño de la base avance a una casilla roja, debes resolver la capacidad de daño del plan de invasión alienígena.

Cuando la ficha de Daño avanza a una casilla roja, activando la capacidad de daño del plan de invasión alienígena

Veremos la defensa de la base en mayor detalle en un próximo avance.

La misión final

A medida que aparezcan ovnis en órbita y se generen enemigos en tu base, te verás obligado a decidir la mejor forma de asignar tus recursos. Al fin y al cabo, son limitados, y la clave de XCOM: el juego de tablero es decidir qué batallas debes ganar y qué sacrificios puedes permitirte.

Por mucho que este juego esté formado por tensos combates contra enemigos extraños y despiadados, también es un juego de gestión de recursos. Los Interceptors cuestan dinero. Los soldados cuestan dinero. Los científicos cuestan dinero. Los satélites cuestan dinero. Y tus fondos son limitados. Debes sopesar tus opciones rápida y claramente, incluso estando al borde del desastre.

Pero si logras contribuir a que los gobiernos del mundo mantengan la apariencia de orden durante el tiempo suficiente, y si logras evitar que los enemigos destruyan tu base y todo tu trabajo, quizá logres enviar una unidad de soldados especialmente escogidos para emprender un último ataque preciso contra los alienígenas que les aseste un golpe tan duro que cambie las tornas de la guerra.

Además, puedes emprender otras misiones durante la partida para encontrar puntos débiles en el plan de invasión de los alienígenas. Al completar estas otras misiones, reducirás el tiempo que necesitan tus analistas para descubrir el objetivo de tu misión final.

Tanto las misiones preliminares como la misión final requieren que completes una serie de tareas, pero nadie te garantiza que las vayas a resolver con éxito a la primera, ni a la segunda, y puede que ni a la tercera. De hecho, hay muchas probabilidades de que enviar a tus mejores soldados a una misión sea enviarlos a su muerte.

Prevalece ante obstáculos abrumadores

En XCOM: el juego de tablero lo tienes todo en contra. Hay dos formas de que pierdas, y sólo una de que ganes. Para cuando tu equipo recibe su financiación, los alienígenas ya han comenzado su invasión. Tendrás que librar tu guerra en cuatro frentes, pero no tienes suficientes fondos como para pelear con la misma fuerza en cada uno de esos frentes.

Debes elaborar un plan de victoria a partir de esta situación. Tendrás que derribar ovnis para ralentizar el aumento del pánico. Tendrás que combatir por tu base. Tendrás que investigar nuevas tecnologías para mejorar tus posibilidades. Tendrás que enviar soldados a letales misiones para obtener datos militares cruciales. Es una situación desesperada que requieres decisiones osadas. La pregunta es: ¿hasta dónde pondrás a prueba tu suerte?

¡En nuestro próximo avance veremos las mecánicas de dados de tentar la suerte junto a la defensa de la base, el rol del Jefe de pelotón y la resolución de misiones!