ES · FR
 
Sid Meier's Civilization: Un nuevo amanecer

Construyendo monumentos a la gloria

Las maravillas en Sid Meier's Civilization: Un nuevo amanecer

La humanidad siempre se ha esforzado por superar sus límites a lo largo de la historia, conquistar lo desconocido y crear algo más grande que ellos. Sid Meier's Civilization: Un nuevo amanecer te ofrece todo un mundo por descubrir y tu gente te busca para que les guíes. ¿Qué vas a hacer?

En esta ocasión vamos a repasar como hacer que un imperio avance, definir tu legado y construir las impresionantes maravillas que harán saber al resto de civilizaciones que la tuya es la más grande de todas. Vamos a ver esas maravillas.

Una muestra de poder

Sid Meier's Civilization: Un nuevo amanecer es un juego de estrategia por turnos que ofrece desde dos a cuatro jugadores la oportunidad de representar a los dirigentes más famosos de la historia mientras compiten entre ellos para reescribir la historia según sus propios deseos. Los jugadores deben definir sus civilizaciones mediante los avances es en cinco aspectos diferentes para completar sus planes asegurar la supervivencia de su imperio. Una de las mejores maneras que tiene un dirigente para reforzar y dar prestigio a sus gentes es construir maravillas que reflejan los logros de una civilización en un área determinada.

Además de mostrar al mundo los alcances de un imperio, las maravillas también garantizan mejoras a los dirigentes que las construyen. Cada maravilla pertenece a un tipo, indicado por el icono y color de la carta de la maravilla, que indica el tipo de objetivo que esa maravilla ayuda a conseguir. Hay cuatro tipos de maravillas: ciencia, cultura, economía y militar. Una maravilla de la cultura ayuda al imperio a extender su influencia, en economía otorga riqueza, las maravillas científicas ayudan a mejorar los avances tecnológicos y las militares aumentan el poderío militar de una nación.

Abriendo camino

Los recursos de una nación son los que permiten la creación de una maravilla. Hay cuatro tipos de recursos: diamante, mármol, mercurio y petróleo. Los jugadores pueden conseguir estos recursos que están repartidos por diferentes zonas del mapa y usarlos después para construir las maravillas. También existen maravillas naturales que los jugadores pueden explotar para conseguir más recursos.

Para construir una maravilla el jugador debe usar su carta de planificación de industria. El espacio de la fila de planificación contribuirá al coste de esa maravilla, mientras mayor sea el coste, más puntos aportará. Para comenzar la construcción, el jugador elige una de las cartas de maravilla boca arriba de la parte superior de uno de los mazos de Maravillas y paga su coste de producción. Para pagar este coste, el jugador usa el número del espacio de la carta de Industria en la fila de planificación, cualquier recurso válido y las fichas de comercio que tenga. Cada recurso aporta dos puntos de producción para la maravilla mientras que la ficha de comercio aporta un punto.

Cuando el jugador construya la maravilla, coloca la carta de la maravilla junto a su hoja de líder y la ficha de la maravilla bajo una ciudad aliada. Tras esto, el jugador muestra la siguiente carta del mazo de maravillas de ese tipo. Con el paso del tiempo y el avance de la sociedad, las maravillas construidas por los líderes también pueden progresar; de antigua a medieval, y finalmente moderna.

Proteger tu prestigio

Las maravillas garantizan efectos únicos y poderosos a los líderes que las controlan. Por ejemplo, la maravilla cultural medieval, La ciudad prohibida, dice que, al principio del turno, puedes destruir una ficha de control rival que esté adyacente a una casilla aliada. Esto evita que un rival pueda extender su influencia y cultura demasiado cerca de tu espacio y permite al controlador de la maravilla convertirse en una fuerza dominante en su zona.

Sin embargo, las maravillas solo ofrecen estos beneficios a los líderes que la mantienen bajo control; las maravillas están unidas a un lugar, no a un jugador. Durante una partida, otro jugador puede atacar un espacio enemigo que contenga una ficha de maravilla para hacerse con el control de esa maravilla. Una civilización militarista tiene la oportunidad de reclamar como botín de guerra las maravillas construidas por una nación industrial, si ésta no es capaz de defenderlas adecuadamente.

También conviene recordar que, en este mundo, las únicas amenazas no son solo las rivalidades. Hay bárbaros repartidos por todo el mapa y pueden arrasar una ciudad con una maravilla con la misma facilidad que una ciudad sin maravilla. Si un saqueo bárbaro destruye una ciudad que tenga una maravilla, la ficha de la maravilla se queda en el sitio. Después, cualquier jugador puede controlarla colocando una ficha de ciudad o de control sobre ella.

Demuestra tu dominancia

Crea algo que te sobreviva. Construye un nuevo futuro para tu imperio y dirige a tu gente hacia una nueva era. Construye las maravillas más grandes de la humanidad y ¡cubre de gloria a tu civilización!