ES · FR
 
Star Wars: Legión

Botas en el suelo

Repasamos el sistema de movimiento en Star Wars™: Legion

El movimiento de tropas es un aspecto clave de las batallas terrestres de la Guerra Civil Galáctica, desde el ataque imperial por tierra a la base Eco hasta los rebeldes maniobrando para coger desprevenida a la guarnición de Scariff. El movimiento y el emplazamiento son cruciales en la estrategia a gran escala, con los ejércitos estacionados en planetas importantes o moviéndose para cortar líneas de suministro. Pero es igual de importante en cada batalla, y por eso es una de las principales preocupaciones tácticas de Star Wars™: Legión.

En marcha

Como es lógico, abrir fuego con las armas y acabar con los enemigos es de primordial importancia en Star Wars: Legión, pero eso no significa que haya que restar importancia a tener los soldados y vehículos en el lugar correcto en el momento apropiado. No importa si están a cubierto tras una barricada o se han colocado a la espalda de AT-ST para disparar contra su parte trasera donde el blindaje es más débil, la colocación de las tropas es uno de los aspectos cruciales que separan a los buenos comandantes de los mediocres.

¿Pero cómo se posicionan las miniaturas para llevar a cabo el ataque perfecto en Star Wars: Legión? Todo comienza al elegir una unidad para activarla. Como ya explicamos en un artículo anterior, en una ronda se activarán todas las unidades de forma alterna entre los jugadores, ya sea escogiendo una unidad con ficha de orden o al sacar aleatoriamente una ficha de orden de la reserva. Tras esto llega la oportunidad de mover y colocar la unidad.

Todas las unidades en el juego tienen dos acciones cuando se activan. La acción más habitual es mover, dado que es la única forma de posicionar una unidad para que reclame un objetivo, se aproveche del terreno o consiga buena posición de tiro.

El movimiento en Star Wars: Legión es rápido, ya que usa las plantillas de movimiento del juego. Cada unidad muestra su velocidad en la parte derecha de su carta de unidad. Esta velocidad indica la plantilla de movimiento que usa, las unidades más rápidas como la Moto deslizadora 74-Z usa la plantilla de movimiento tres, mientras que Darth Vader usa la de movimiento uno.

Mover una escuadra completa es cuestión de segundos. Primero, alineas la plantilla de movimiento con cualquier punto de la base del líder de la unidad, y se ajusta la dirección de la plantilla de movimiento como se quiera. Tras esto, se mueve al líder de la unidad hasta el final de la plantilla o a cualquier otro punto de la misma, como se muestra en la imagen superior.

Una vez se ha movido al líder, no es necesario repetir el proceso con el resto de miniaturas de la unidad. Sencillamente se colocan el resto de las miniaturas en formación con el líder. Para que una unidad se mantenga en formación, las miniaturas deben estar a velocidad de movimiento uno del líder. Dentro de ese radio, se pueden colocar las miniaturas como se quiera.

Asalto blindado

El movimiento de la infantería es fluido y abierto, y es normal que los soldados puedan cambiar de dirección en un instante, convirtiendo una carga en una búsqueda de cobertura o deslizarse con cautela hasta la entrada de un búnker. Los vehículos desplegados en combate son muy poderosos, pero su movimiento es complicado y rígido comparado con la infantería.

El movimiento característico de los vehículos se refleja en las restricciones impuestas por las bases de los mismos. Todas las bases de los vehículos tienen una muesca en la parte frontal y en la trasera, y cuando se mueven por el campo de batalla, hay que insertar la plantilla de movimiento en una de esas muescas. Ni siquiera los vehículos rápidos como las motos deslizadoras pueden pivotar o girar tan rápido como una escuadra de infantería.

Al suelo y a cubierto

Por supuesto, mover no es la única acción que pueden llevar a cabo las unidades. Atacar es quizá la que tiene más impacto sobre el resultado, así que próximamente dedicaremos un artículo sobre el combate. Pero hay ciertas acciones que se pueden elegir para tener más posibilidades de acertar o evitar el fuego enemigo.

Como una acción, se puede ordenar que una unidad haga Ataque apuntado contra un objetivo, y recibe una ficha de Ataque apuntado. Esta ficha se puede gastar durante un ataque para volver a lanzar hasta dos dados te ataque. Por otra parte, se puede dedicar una acción a evitar al daño y se recibe una ficha de Esquiva. Las fichas de esquiva se gastan durante el combate para negar un único impacto sobre la unidad.

Las unidades también pueden usar sus acciones para recuperar el ánimo o prepararse para el movimiento del enemigo.  La acción Recuperación permite retirar las fichas de Acobardamiento y preparar todas las cartas de mejora agotadas. Veremos las fichas de Acobardamiento en el próximo artículo sobre el combate. También se puede mantener a la unidad en espera, dispuesta a reaccionar ante el enemigo. Con la acción de Alerta, los soldados pueden mover o atacar fuera de su activación, reaccionando a cualquier unidad enemiga a alcance uno o dos que haga una acción.

El sonido de los soldados de asalto marchando por el campo de batalla o un AT-RT pisoteando todo lo que encuentra son parte de las batallas de la Guerra Civil Galáctica, tanto como el zumbido de un sable láser o de los disparos de bláster, y esto es lo que encontrarás en Star Wars: Legión.


 

Ver más